Sobre el Océano, el Amor, la Guerra y el Tiempo.

Era la hora en que concluía el crepúsculo náutico. El Sol había descendido doce grados por debajo del mar. Por encima de este, unas nubes altas y lejanas teñían de encarnado el horizonte. Más arriba, conforme la vista ascendía hacia el cénit, el aire iba pasando por todas las tonalidades del azul, desde el cian… Seguir leyendo Sobre el Océano, el Amor, la Guerra y el Tiempo.